Día Nacional del Trasplante. Un trasplantado.

Hoy se celebra el día mundial del trasplante. Un día de homenaje y agradecimiento.

Lo primero, dar las gracias a los donantes. ¿Se os ocurre un acto de generosidad mayor que dar vida sin esperar nada a cambio? Pues además de las madres cuando venimos al mundo, los que donan órganos se convierten en alguien extremandamente generoso y maravilloso para nosotros. Nos devuelven la vida.

En segundo lugar, dar gracias a mis acompañantes. Sin ellos nada sería posible. Sara y Amelia, mis padres y hermanos, demás familia y amigos y todas las personas que no me conocéis en persona, pero que unidos a los que si, os acordáis de mi, rezáis y me empujáis y lleváis en volandas hacia la meta del 4º trasplante que llegará mas pronto que tarde.

En tercer lugar, gracias a los equipos sanitarios. Los que nos siguen en consulta, en diálisis, los que hacen trasplantes, etc. ya sean médicos, enfermeras, auxiliares, celadores, personal de limpieza, administrativos, el piloto que lleva el órgano, el juez que lo autoriza, etc. tantas y tantas personas implicadas, que en su función y dedicación, esta nuestro bienestar y nuestra substencia.

En cuarto lugar, gracias a la vida y a Dios por todo lo que me ha dado. Por que lo que durante épocas ha parecido ser una perdida y una ruina, con el tiempo, bien asumido, aceptado y hecho mio, esa Cruz, se ha convertido en una de las mejores cosas de mi vida, de las que mas me han enseñado y de las que me han hecho mejor persona.

Por la oportunidad de lo que es vivir un trasplante. Una experiencia indescriptible. Una mezcla entre felicidad suprema, responsabilidad infinita y de sentirse abrumado por ser beneficiario de tanta generosidad y amor por parte de alguien que no te conoce en el caso de donante cadaver, que es lo que conozco. Se siente uno con tanta dicha, que es difícil describirlo. Los que lo habéis vivido sabéis de que hablo.

Porque la vida no es siempre como viene, sino como la afrontamos y yo siempre lo hago con una sonrisa, da igual el día y como este, hay que dar gracias por cada día, auqnue éste sea malo. No olvidemos, que los días malos, son los que nos enseñan a valorar los buenos.

Asi que, GRACIAS, GRACIAS Y MÁS GRACIAS.

¡Soy un tipo cinsuerte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s