El aislamiento post trasplante. Un trasplantado.

Una de las cosas que menos se habla después de un trasplante, es de los días de aislamiento post trasplante. Es curioso, que es un tema que casi nadie te cuenta.

Recuerdo que en el primer trasplante, en 1995, pasé 26 días aislado, sin salir de una habitación y viendo sólo a mis o padres, tres turnos de enfermería y los médicos y excepcionalmente, a mis hermanos. Recuerdo que tuve algunos días duros y eso que pasaba horas devorando libros, no había móviles, ni internet. Pero 24 horas sin salir de un cuarto, día tras día, es muy largo.

El segundo trasplante, en 2001, no viví casi aislamiento, ya que me duró 5 días. Pero el tercero, en 2004, me impresionó que de aislamiento total pasé 3 días y luego con mascarilla. Si, eso que ahora parece tan normal, hace años sólo sabíamos unos cuantos lo que era. Y como nos miraba alguna gente al vernos por la calle, como si fuéramos locos.

La verdad es que es una suerte como ha evolucionado la medicina y en concreto la medicación inmunodepresora, que permite un final del aislamiento y una alta hospitalaria mucho más rápida que hace años, lo que a nivel anímico ayuda mucho.

Yo gracias a Dios no lo he vivido nunca, pero en torno a un 10% de pacientes sufre ansiedad y 1,5% depresión post trasplante. Los sentimientos que se tienen son como una tormenta y puedo entender que haya personas que no lo lleven bien. Si a eso súmanos los días de aislamiento, se puede favorecer. Por eso yo siempre que estoy ingresado, intento ponerme rutinas de pasear y hacer ejercicio, leer, pensar, siesta, no hacer nada, etc. pero organizarme, ya que hay que llenar muchas horas y el aburrimiento es mal amigo de la cabeza y de los pensamientos positivos.

Por eso, es una suerte ahora los pocos días de aislamiento. Que según pasan los años, a mí me parece menos duro. Es más ahora no me importa estar en una habitación sólo y además a nivel logístico para mi familia, es menos lio.

Yo siempre enfoqué estos días, como el mal menor, en comparación con el gran premio del trasplante que me llevaba, sin duda alguna, salía ganando.

Imagino que alguno de los que me leéis lo habréis vivido distinto.

2 comentarios sobre “El aislamiento post trasplante. Un trasplantado.

  1. Cuando trasplantaron a Manuel en 2018, no recuerdo aislamiento como tal. Sí recuerdo que no podía haber un baile de gente al principio, como si fuese una parturienta… vamos, las visitas muy restringidas… y 45 días de hospital!! Algún fin de semana nos dejaban ir a pasar el día fuera pero volver a dormir… eran una fiesta esos días… y también recuerdo la mascarilla para andar x el hospital, farmacia y centro de salud sobre todo… vaya, las cosas que me has hecho recordar…

    Me gusta

    1. Si, de mi primer trasplante en 1995, al tercero, en 2004, hubo una diferencia muy grande. La última vez se parecía más a lo que cuentas tú.

      Yo también recuerdo llevar la mascarilla cuando no la llevaba nadie y cómo miraba la gente, como si fuéramos bichos raros. Que ironía…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s