Hoy me operan. Un trasplantado.

Hoy me operan. En unas horas estaré en una mesa de quirófano. Me extirpan una masa que parece un tumor de Taurino, mi riñón trasplantado. Ha sido un placer Taurino, gracias por todo. En un principio iba a ser el día 2 de febrero, día de la Candelaria. Curioso, porque el año pasado, ese mismo día me amputaban. Pero una peritonitis obligó a retrasarlo. Espero que no se convierta en tradición, que ya me operaron un 3 de febrero de 1995 para ponerme el primer trasplante.

Rezad por favor. Primero, como diría mi abuela Marita, porque Dios guíe las manos de los cirujanos. Segundo, por el Equipo SAP y mi familia y los que más me queréis por las horas de inquietud que pasarán. Tercero, porque sepa llevarlo con serenidad y paz si el resultado no es el esperado. Por último, si es posible, que quede en una operación sin más.

Dentro de lo malo, como os conté hace unas semanas, parece que está muy localizado y valdría con la eliminación del órgano, pero el miedo y la incertidumbre, que además de irracionales, son libres, tienen sus horas de insistencia ante las opciones que pudiera haber en el horizonte.

Hasta en días como hoy que mirar a la vida con una sonrisa. Preparado para ir a quirófano.

Lo llevo con mucha paz, primero por el entrenamiento en la lucha, que parece que no, pero curte más de lo deseado. A eso, le uno que la fe me ayuda mucho, no quita el miedo, ni elimina el dolor, pero llena la esperanza y la sabiduría de que será para bien y que seguro que algo positivo sale de esto y hace la carga ligera al abrazar de verdad y asumir la Cruz de cada uno. Es una oportunidad de ofrecerlo por los que más lo necesitéis. Al final siempre salgo ganando. ¡Soy un tipo con suerte!

Ademas, como le dije al médico cuando me lo dijo: “yo no me quiero morir todavía”. Tengo la paz espiritual para hacerlo, pero tengo muchas ganas de vivir. Sueño con llegar a viejo y vivir muchas cosas el Equipo SAP, llevar a cabo muchos planes y proyectos, mucho por aprender, seguir curando gente, enseñado a muchos alumnos, poder contar muchas cosas a mis nietos o a quien me escuche si sigo con el blog, dando conferencias, etc. mis batallitas, mis luchas, mi superación y las ganas de vivir que tengo cada día y lo mucho por agradecer todo lo que me ha regalado la vida.

Y para no romper la tradición siempre que me operan, como los grandes toreros en día de fiesta mayor, se esmeran especialmente en su afeitado y perfumado, así estoy yo. Perfectamente afeitado, la parte que me afeito, perfumado y confesado. Dispuesto a pisar el albero, hacer una gran faena, poner la plaza patas arriba y llena de pañuelos blancos ondeando al viento, para acabar a hombros de vuestras oraciones y buenos deseos con las dos orejas y el rabo.

Que sea lo que tenga que ser. Seguro que será para mejor. Aunque no sea el 2, estaré bajo el manto de la Vírgen, en las mejores manos.

Gracias por vuestro cariño y oraciones por adelantado.

5 comentarios sobre “Hoy me operan. Un trasplantado.

  1. Petición concedida. Espero volver a acordarme de ti en esta jornada y rezar de nuevo. Que todo vaya bien, Pablo. Y que sigas ejerciendo de padre, marido y profesor, tanto en las clases como en el blog

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s