Gracias por mis errores. Un trasplantado.

“[...] Los errores, que duelen, al final se convierten en una medicina sanadora, en una cura de humildad, en capacidad de reconstrucción y sobre todo de crecimiento personal y de aprendizaje vital. [...]”