La enfermería. Un trasplantado.

Comparte este artículo

La enfermería, ¿valoramos realmente la labor de este colectivo? Sin duda alguna, los pacientes crónicos si. Somos muy conscientes de la labor tan genial, del cariño que nos dan y de la profesionalidad que tienen. Eso no quita para que los demás colectivos no lo sean, en el Hospital Clínico de Madrid (donde me hicieron dos trasplantes) y en el Hospital Gregorio Marañon (donde me hicieron el primer trasplante), desde el celador, pasando por la persona de la limpieza, el médico residente y el jefe de servicio, todo el mundo ha sido, por norma general, genial conmigo.

Pero la enfermería tiene un papel especial en el día a día del enfermo en mi experiencia. Es el profesional sanitario que más horas pasa con nosotros. Y nos cuidan, aconsejan, son confidentes y a veces hasta psicólogas y escuchan nuestras penas, con una alegría inmensa. Muchas veces, sin querer desmerecer al resto de profesionales, sanitarios y no sanitarios que nos rodean, son esa parte de trato humano, que aunque parezca imposible, puede tener un hospital, nos ayudan a sentirnos acompañados, entendidos y comprendidos, es gran parte del humanismo, que en ocasiones falta, al entorno sanitario. Vale con una sonrisa, apoyar una mano en el hombro, sentarse un rato a charlar, contar un chiste o incluso un problema suyo, todo ayuda.

Hace unos meses, me gravaron unas secuencias para un documental, trasplantando sonrisas, para agradecer y reconocer la labor de los equipos médicos encargados de trasplantes. Una de las preguntas que me hicieron, es un momento que nos haya marcado con algún profesional de la sanidad. A mí me salió rápidamente uno, en la UVI de infantil del Gregorio Marañón, metido en una sala aislado, vi la cara de una enfermera, a la que luego busqué durante años, era Pilar, con un pin del atleti, a la que ví entre el atontamiento de la anestesia, pero jamás olvidaré, que eso lo tengo claro y nítido, el cariño y la paciencia con la que me explicaba donde estaba, que no podía beber, el tiempo que iba a estar, etc. no sabía en ese momento si fueron 5 minutos o 20 horas, pero si recuerdo la paz que me dió.

Así, que desde aquí, aunque alguna vez a lo mejor hayáis dado con alguien de enfermería arrogante, poco cercano o que no os ha gustado, pensad, que son una excepción, que la mayoría dedica su vida a la profesión, sin pensar en si ganan mucho o se les reconoce, se entregan a nosotros, los pacientes.

Por eso quería agradecer a todo el personal que me ha ayudado en mi vida, el cariño y la humanidad con la que normalmente nos tratan. Y especialmente a la enfermería, nunca perdáis ese cariño y esa alegría que nos trasmitís. Si la habéis perdido, recuperarla, os llenará más vuestro día a día y no sois conscientes de lo que nos ayuda.

¡Gracias!

Suscribete a nuestro boletín

para que no te pierdas nada de untrasplantado.com

Más para ver

Experiencias

Cada recaída, es un paso adelante. Un trasplantado.

“En mi experiencia vital como enfermo crónico afrontar la vida sin mirar los porqué, que carecen de solución, y centrarme en el qué puedo aprender o cómo puedo ayudar con lo que me ha tocado, los para qué, me ha dado mucha fuerza mental. “

Experiencias

Hoy hace tres años… Un trasplantado.

“He llorado, me he enfadado con la vida al no entender nada, incluso se me quitaron ganas de hacer poco. Decía que me tenía que esforzar. Desde ese día en lugar de minusválido empecé a ser supra válido, no por valer más, sino por tener que esforzarme más para conseguir lo mismo.”

Mi primer libro, “Diario de un trasplantado”.

En el cuento algunas de las cosas que a mí, como enfermo crónico y como sanitario, me ayudan a llevar mi enfermedad y sus consecuencias y a la vez intentar alcanzar la felicidad. Ya podéis comprarlo en el siguiente enlace: