Ejercicio en diálisis. Un trasplantado.

Comparte este artículo

¿Puedo hacer ejercicio físico estando en diálisis? Claro que si. 
La Fundación Iñigo Alvarez de Toledo, llevó a cabo un ensayo clínico, con un programa para valorar los beneficios del ejercicio en personas en diálisis, incluso en la misma sala de diálisis. 
El objetivo es mejorar la capacidad cardiovascular, circulatoria, del aparato respiratorio, digestivo, disminución de la depresión y ansiedad, muy presentes en esta época de la vida, por todo lo que conlleva ir “a la máquina”.
Por ejemplo podemos usar pelotas de pilates, pedalin, etc. Para trabajar el miembro inferior, mientras estamos en diálisis, siempre que la tensión lo permita, ganando fuerza, resistencia, mejorando el equilibrio, etc.

Además de estar entretenidos un tiempo de la diálisis (de media 4 horas, 3 días a la semana). Y así disminuir el tiempo en que a veces dejamos a la cabeza pensar sola, que no siempre va en una dirección constructiva, como mucha gente ha comprobado, por desgracia.

Por supuesto, fuera de la sala de diálisis, siempre que nuestra condición física nos lo permita, podemos y debemos hacer ejercicio. Podemos caminar, nadar, bicicleta, hacer algo de pilates, etc. Lo que nos guste, pero siempre nos ayudará a llevar mejor la diálisis, estar mejor preparados físicamente para el trasplante, que no deja de ser una operación, etc. Es más, es clave y supone un punto de inflexión en los pacientes que hacen deporte.

¿Estás en diálisis? ¿Haces deporte? ¿Notas la mejora?

Suscribete a nuestro boletín

para que no te pierdas nada de untrasplantado.com

Más para ver

Experiencias

Cada recaída, es un paso adelante. Un trasplantado.

“En mi experiencia vital como enfermo crónico afrontar la vida sin mirar los porqué, que carecen de solución, y centrarme en el qué puedo aprender o cómo puedo ayudar con lo que me ha tocado, los para qué, me ha dado mucha fuerza mental. “

Experiencias

Hoy hace tres años… Un trasplantado.

“He llorado, me he enfadado con la vida al no entender nada, incluso se me quitaron ganas de hacer poco. Decía que me tenía que esforzar. Desde ese día en lugar de minusválido empecé a ser supra válido, no por valer más, sino por tener que esforzarme más para conseguir lo mismo.”

Mi primer libro, “Diario de un trasplantado”.

En el cuento algunas de las cosas que a mí, como enfermo crónico y como sanitario, me ayudan a llevar mi enfermedad y sus consecuencias y a la vez intentar alcanzar la felicidad. Ya podéis comprarlo en el siguiente enlace: