La perspectiva. Un trasplantado.

“Tengamos claro nuestro objetivo. Que nunca un mar en calma y hizo valiente marinero y sepamos desprendernos de lo que nos ata, nos limita y las personas que no suman claramente.” La perspectiva. Un trasplantado.

Comparte este artículo

Las fotos de este post las he hice el mismo día y en el mismo sitio. La diferencia es un cambio de orientación. Lo cual demuestra varias cosas.

Una el enfoque en cuanto a lugar. Ya que todo depende de donde pones el centro de las cosas. Hacia donde miramos. De todo el horizonte puedo ver las nubes. Los problemas. La gente que resta o nos hace mal. Las situaciones que nos sobrepasan, etc. o ver el sol y mirar todo lo bueno. También quedarme en nubes y claros.

Otra el enfoque en cuanto a significado. Las nubes llenas de agua, ¿son malas? Pues el día de la comunión de un hijo nuestro si. Pero, ¿para el campo? Lluvia continuada y fina es un tesoro para los cereales, el campo, el forraje, etc.

El sol, ¿es bueno? Depende, dentro de no mucho, cuando empiecen las olas de calor, pensaremos, ¡qué bien estábamos en mayo con agua y fresquito!

Y por último, por muchas nubes que haya, por mucha mar revuelta, por muchos problemas que tengamos, encima de las nubes siempre está el sol, después de la tormenta siempre llega la calma y, en definitiva, después de los problemas llega La Paz.sobre todo cuando tenemos paz interna.

Tengamos claro nuestro objetivo. Que nunca un mar en calma y hizo valiente marinero y sepamos desprendernos de lo que nos ata, nos limita y las personas que no suman claramente.

¡A por ello! A hay que regular el enfoque y como buenos vigías, con dotes de timonel, despleguemos las velas y avancemos con rumbo claro, eliminado problemas y con La Paz de saber que hacemos lo debido.

Si te gusta, comenta, guarda y comparte.

¡Gracias!

Suscribete a nuestro boletín

para que no te pierdas nada de untrasplantado.com

Más para ver

Experiencias

Cada recaída, es un paso adelante. Un trasplantado.

“En mi experiencia vital como enfermo crónico afrontar la vida sin mirar los porqué, que carecen de solución, y centrarme en el qué puedo aprender o cómo puedo ayudar con lo que me ha tocado, los para qué, me ha dado mucha fuerza mental. “

Experiencias

Hoy hace tres años… Un trasplantado.

“He llorado, me he enfadado con la vida al no entender nada, incluso se me quitaron ganas de hacer poco. Decía que me tenía que esforzar. Desde ese día en lugar de minusválido empecé a ser supra válido, no por valer más, sino por tener que esforzarme más para conseguir lo mismo.”

Mi primer libro, “Diario de un trasplantado”.

En el cuento algunas de las cosas que a mí, como enfermo crónico y como sanitario, me ayudan a llevar mi enfermedad y sus consecuencias y a la vez intentar alcanzar la felicidad. Ya podéis comprarlo en el siguiente enlace: