Otra prueba más. Un trasplantado.

“…como siempre que uno va a un centro hospitalario y universitario, cuanta más gente viene a verte, más interesante es el caso y vinieron 7 […] En mi especialidad de hacer todas las cosas de salud complejas para que se luzcan los profesionales, la herida están ulcerada…” Otra prueba más. Un trasplantado.

Comparte este artículo

Hoy hace dos semanas de mi última cirugía y tenía una revisión. revisión de flujo de sangre, de aspecto del pie tras la supuesta mayor llegada de riego y de la herida que tengo desde julio. Herida que le cuesta cerrar por tener un problema vascular y haberse ulcerado.

Y como siempre que uno va a un centro hospitalario y universitario, cuanta más gente viene a verte, más interesante es el caso, pero peor está aunque el pronostico pueda ser bueno. He ido a la clínica de podología de la universidad complutense a ver la herida y han venido 7. La podólogo “profesor”, dos residentes de la especialidad y 4 alumnos de grado. Todos maravillosos, daba gusto estar con ellos y con que cariño me tratan siempre.

Lo primero era medir el flujo de sangre. Es una prueba que se mide en milímetros de mercurio (mmHG). Lo normal es 30 y yo he pasado en 3 semanas de 5 a 25. Es decir, de casi nada a casi normal. Una noticia maravillosa y que entra en lo que marcamos como éxito antes de operarme. Mantener el pie. También ha sido buena la nota del aspecto de la piel, la sensibilidad y la temperatura.

Y llegó el turno de la herida. Una herida que me hice en julio, una tontería, pero al no llegar sangre, no cicatrizó y se ha ulcerado. En mi especialidad de hacer todas las cosas de salud complejas para que se luzcan los profesionales y en esta racha de 7 años sin descanso de pruebas de salud, la herida, que se había ulcerado, está cerca de llegar al hueso, con los riesgos que eso conlleva. Sobre todo osteomielitis, es decir, infección del hueso. Además del fuerte dolor.

Ahora me toca, que ya lo habían hecho previamente, unas semanas, cerca de dos meses, de desbridar. Que es quitar el tejido muerto de los bordes para favorecer la cicatrización y se hace con un bisturí. ¡Si, duele lo que os habéis imaginado! A pesar de que es imposible hacerlo con más delicadeza de la que tuvieron. Y para favorecer su cierre y evitar el roce del zapato, me toca ir este tiempo con un vendaje y un zapato ortopédico. A esto paso poco me va a quedar por probar.

¿Conclusión? me esperan unas semanas de mucho dolor e incómodo con el vendaje, pero es un mal menor, dentro del éxito de la cirugía y haber conseguido el objetivo de revascularizar el pie para poder mantenerlo más tiempo y ganar opciones.

En el fondo lo hago para tener cosas que contaros aquí y en las conferencias. Es broma, pero el humor es vital. Aunque sea agotador se que es bien invertido el sufrimiento para salvar el pie y mejorar mi vida.

Gracias por seguir ahí. Seguiré contándoos y seguiré avanzando hacia la meta. Insisto en que las noticias son buenas y el camino es el correcto.

Todo en manos De Dios. Rezo con Fe y esperanza sabiendo que será lo que más convenga.

Suscribete a nuestro boletín

para que no te pierdas nada de untrasplantado.com

Más para ver

Experiencias

¿Qué es la felicidad? Un trasplantado

“La felicidad es un camino de búsqueda de los valores más altos, de las respuestas últimas del ser humano, de la excelencia en nuestro actuar. Recordad, cuando miramos por el espejo retrovisor de la vida lo que queda son abrazos, besos, miradas, nunca cheques, puestos, etc.”

Mi primer libro, “Diario de un trasplantado”.

En el cuento algunas de las cosas que a mí, como enfermo crónico y como sanitario, me ayudan a llevar mi enfermedad y sus consecuencias y a la vez intentar alcanzar la felicidad. Ya podéis comprarlo en el siguiente enlace: