La víspera. Un trasplantado.

“Hoy es día de víspera. De víspera de ingreso y en dos días de cirugía.” Víspera. Un trasplantado.

Comparte este artículo

Hoy es día de víspera. De víspera de ingreso y en dos días de cirugía.

Las vísperas conllevan alegría e ilusión porque llegue el evento y a la vez incertidumbre ante tal momento.

La verdad, es que estoy deseando verme operado y ojalá pueda empezar a hacer vida sin dolor. A irme a la cama sin el temor a levantarme apretando los dientes y sujetando las lágrimas en poco tiempo; a pasear sin tener que tener en cuenta si hay bancos en la ruta; a estar con Amelia sin temor, ella y yo, a que me pise y ver las estrellas.

La mejora de la anterior cirugía fue enorme, pero como se preveía, insuficiente. A ver si por fin podemos cerrar capítulo.

Y cómo muchas personas, ante todas las vísperas tengo mis rituales. Son muy sencillos, llevar a Amelia, ir a misa y luego a rezar al Cerro de las Ángeles y pasar un rato con las hermanas Carmelitas. Nada cómo ir a quirófano en paz y de la mano De Dios y con el abrazo de la Virgen.

En la eósfora, también tengo mi ritual y es llevar la mano a la zona de la Intervencion a ver cómo está. Recuerdo la tensión en noviembre que una de las opciones era que hubiera vacío. Pero no, estaba la pierna y estaba salvada hasta el tobillo. Espero el miércoles rematar.

Os pido, aunque se que ya hay cientos de cadenas y miles de oraciones individuales, un recuerdo en oración por la cirugía del miércoles. Y pido a Dios a ver si podemos tener una tregua de operaciones y dolor. Un descanso de sufrir. Aunque me vienen a la cabeza, al pedir esto, las palabras de Gabrielle Bossis en su diario espiritual llamado “Él y yo” que decía “si Yo tuviera otro medio para acercarte a Mi que no fuera el sufrimiento, te lo daría.”

Suscribete a nuestro boletín

para que no te pierdas nada de untrasplantado.com

Más para ver

Experiencias

Cada recaída, es un paso adelante. Un trasplantado.

“En mi experiencia vital como enfermo crónico afrontar la vida sin mirar los porqué, que carecen de solución, y centrarme en el qué puedo aprender o cómo puedo ayudar con lo que me ha tocado, los para qué, me ha dado mucha fuerza mental. “

Experiencias

Hoy hace tres años… Un trasplantado.

“He llorado, me he enfadado con la vida al no entender nada, incluso se me quitaron ganas de hacer poco. Decía que me tenía que esforzar. Desde ese día en lugar de minusválido empecé a ser supra válido, no por valer más, sino por tener que esforzarme más para conseguir lo mismo.”

Mi primer libro, “Diario de un trasplantado”.

En el cuento algunas de las cosas que a mí, como enfermo crónico y como sanitario, me ayudan a llevar mi enfermedad y sus consecuencias y a la vez intentar alcanzar la felicidad. Ya podéis comprarlo en el siguiente enlace: