12 años casados. Un trasplantado

“No sólo vale con querer, es imprescindible querer querer y cada mañana apostar con el amor. Hay que hablar, mirar, renunciar y apostar. No se puede dar nada por hecho.”

Comparte este artículo

Hoy hace hace 12 años que nos casamos.

Es increíble como va avanzando la vida y como cambia el matrimonio. Ese día tan magnífico es el primero de un viaje largo, maravilloso y como no, con sus curvas.

A veces, de una forma un tanto infantil, pensamos que la vida tiene que ser maravillosa y siempre feliz y no es así.

De la fuerza y pasión de los primeros meses pasamos a la toma de realidad que nos da avanzar el camino y ver lo bueno y malo del otro, la realidad. Incluso, a veces, mirar y ver a alguien que no sabemos si conocemos bien del todo al ir cambiando.

Pero avanzando por el camino esas dudas se disipan y esas curvas se enderezan. Pero no solas.

No sólo vale con querer, es imprescindible querer querer y cada mañana apostar por el amor.

Hay que hablar, mirar, renunciar y apostar. No se puede dar nada por hecho. Unos son más cariñosos y otros menos, unos hablan más y otros menos, unos son más abiertos y otros menos; pero a todos nos gusta ser y sentirnos queridos, saberlo y oírlo y notarlo.

Todos los días al ir a la cama y dar gracias a Dios por mi Equipo SAP, busco varias cosas maravillosas de Sara y Amelia, algo genial de ser tres y no cada uno por su cuenta y si algún día me entra alguna duda, miro hacia atrás y recuerdo porque empezamos este camino. En ese momento la cuesta de hace calle, la curva recta y la oscuridad luz.

Unos días tendremos mucha fuerza y podemos tirar del equipo, otros estaremos cansados y tendremos que ser ayudado, necesitaremos un gregario. Todos somos líder y todos gregarios, porque somos equipo.

¡A por ello! Perdón, gracias y por favor. Decir te quiero y demostrarlo. Hacer sentir al otro especial. En definitiva apostar por el amor.

¡Viva el amor! ¡Viva el matrimonio!

Suscribete a nuestro boletín

para que no te pierdas nada de untrasplantado.com

Más para ver

Experiencias

Ser uno mismo, ser diferente. Un trasplantado.

“Estar orgulloso de mi y respetar la diferencia con el otro sin que eso me amedrente. Cada vez que elegimos ser nosotros mismos, inspiramos a otros a hacer lo mismo. nos convertimos en una luz que ilumina el camino para quienes aún están buscando su propia senda.”

Experiencias

12 años casados. Un trasplantado

“No sólo vale con querer, es imprescindible querer querer y cada mañana apostar con el amor. Hay que hablar, mirar, renunciar y apostar. No se puede dar nada por hecho.”

Mi primer libro, “Diario de un trasplantado”.

En el cuento algunas de las cosas que a mí, como enfermo crónico y como sanitario, me ayudan a llevar mi enfermedad y sus consecuencias y a la vez intentar alcanzar la felicidad. Ya podéis comprarlo en el siguiente enlace: